Las vulneraciones de los derechos económicos, sociales y culturales en el Sahara Occidental ocupado llegan al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas


La Asociación de Amigos y Amigas de la RASD de Álava y el grupo de comunicadores y activistas saharauis Equipe Media presentarán la investigación colectiva “Una brecha en el muro” y el corto de animación “Un agujero en el muro”, ambas iniciativas apoyadas por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas el próximo 25 de junio, acompañados del alcalde Gorka Urtaran.

Las violaciones de los derechos al trabajo, la educación y la salud que sufre la población saharaui bajo la ocupación ilegal por parte de Marruecos del Sahara Occidental llegarán así al máximo organismo internacional encargado de la protección de los derechos humanos en todo el mundo. “Exponer las conclusiones de la investigación y el cortometraje en un espacio como el Consejo de Derechos Humanos es un nuevo logro en la defensa de los derechos del pueblo saharaui”, celebran desde la asociación alavesa.

“Como indica el título del trabajo, buscábamos romper el muro de silencio generado en torno a la situación del Sahara Occidental ocupado y poder ofrecer algunos datos sobre las condiciones de vida de las y los saharauis”, han explicado. “El primer gran éxito fue realizar y publicar la investigación, dadas las dificultades existentes para trabajar en el terreno. El segundo llega ahora, con la invitación de acudir a Ginebra y la oportunidad de denunciar ante la comunidad internacional las violaciones de los derechos económicos, sociales y culturales de la población saharaui”, han añadido.

La presentación se enmarca en un panel de alto nivel organizado por el grupo apoyo al Sahara Occidental, constituido por 15 estados, dentro de las actividades paralelas al plenario de la 41ª sesión del Consejo. Además, se ha organizado una proyección del cortometraje de animación ‘Un agujero en el muro’, basado en los testimonios recogidos a lo largo de la investigación.

El Delegado de la RASD en Euskadi, Abdulah Arabi, ha subrayado la importancia de que la investigación y la película lleguen a Ginebra. “El Consejo de Derechos Humanos es el mejor escenario para visibilizar las denuncias de las violaciones de derechos del pueblo saharaui en un organismo de las Naciones Unidas”, ha recalcado.

A su vez, Arabi ha destacado el valor de que ambos trabajos, informe y cortometraje, hayan surgido desde el movimiento de solidaridad. “Este tipo de iniciativas nos demuestran la importancia de la sociedad civil. Su apoyo va así más allá de los campamentos de población refugiada y pone también el foco en la ocupación, sus causas y sus consecuencias y nos acompaña en las denuncias que desde el Frente POLISARIO llevamos años realizando”, ha señalado. “Este caso concreto es además un claro ejemplo de la importancia de todas las iniciativas de Educación para la Transformación Social, cuya repercusión puede ser mayor a la prevista”, ha alabado.

Jon Armentia, concejal de Cooperación, ha celebrado también el alcance logrado por “un proyecto surgido e impulsado desde Vitoria-Gasteiz y desde la sociedad civil”. “Es una gran noticia que una inciativa apoyada por este Ayuntamiento y su servicio de Cooperación al Desarrollo tenga eco en una instancia como son las Naciones Unidas”, ha expuesto. Armentia ha reafirmado “la importancia del respaldo institucional a la defensa de los derechos humanos a nivel global a través de trabajos arriesgados pero necesarios”, como el impulsado desde la asociación vitoriana, “que en su día fue además pionero en cuanto a los trabajos de cooperación en los territorios ocupados y que ha abierto una importante línea de trabajo al poner el foco no solo en los campamentos de población refugiada saharaui, si no también en los territorios ocupados”. Muestra de ese respaldo será la presencia del alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, que viajará también a Ginebra para participar en la presentación del día 25.

“Discriminación sistemática”

‘Una brecha en el muro’, proyecto surgido de un proceso participativo en 2013 y llevado a cabo por jóvenes de Euskadi y los territorios ocupados entre 2014 y 2015, muestra “una discriminación sistemática de la población saharaui” en el acceso al trabajo, la educación y la sanidad, que tiene como consecuencia “el deterioro de sus condiciones de vida”, denuncia la Asociación de Amigos y Amigas de la RASD de Álava.

“Marruecos desarrolla una política encaminada a disolver la identidad saharaui mediante continuas vulneraciones de derechos humanos. Este trabajo refleja que esas violaciones no se limitan a los derechos civiles y políticos, si no que afectan a todos los aspectos de la vida”, manifiestan. “Detenciones, torturas y desapariciones forzadas a las que se suman las dificultades o impedimentos para acceder a puestos de trabajo de responsabilidad, a la educación superior o a una sanidad gratuita y de calidad por el simple hecho de ser saharauis”, ilustran.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies